fondo-virguez

Aumento salarial de las Fuerzas Militares además de tardío es paupérrimo: Senador Manuel Virgüez

“Después de 5 meses de retraso el Gobierno Nacional expidió el Decreto 1017 que incrementa en 3.44% los salarios de Policías y Militares”

Con el aumento de 400 pesos diarios se expidieron los decretos que esperaban desde hace 5 meses los Policías y Militares. Mientras que un soldado profesional ganaba por asignación básica $828.300 en 2012, pasará a ganar $853.690 en 2013, los patrulleros que ganaban $1.126.531 con el incremento ganarán $1.165.283 en 2013.

Según el Senador Virgüez “este aumento cayó como un baldado de agua fría entre los policías y soldados, que ven disminuido su poder adquisitivo año tras año. No es posible, que retengamos nuestros mejores hombres y mujeres con este tipo de aumentos; y evitemos que puedan ser reclutados en otros países”

A este incremento paupérrimo del 1% descontando la inflación, se le suman los retrasos en ascensos que hay en la Policía Nacional. A lo cual el Legislador afirma “hay casos en que los miembros de la policía han esperado hasta 16 años para recibir su respectivo ascenso, no se ha cumplido con la prima de permanencia. Para los soldados la prima de alimentación está retardada y la prima de subsidio familiar fue eliminada. Más trabajo, más responsabilidades, más alejados de su familia, y cada vez menos aumento salarial”

Los soldados están disponibles las 24 horas del día los 365 días del año, sin recibir horas extras. A esto se le suma la precaria dotación de uniformes y la deficitaria atención en salud. En muchas ocasiones tienen que desarrollar sus operaciones acompañados de un enfermero que ha recibido 20 días de capacitación, dotado de muy pocos medicamentos esenciales en el campo de batalla. El caso de los soldados que prestan el Servicio Militar Obligatorio es mucho más grave. Reciben una bonificación de $87.000 mensuales.

“Este incremento los sustentan en las dificultades fiscales de Colombia, sin embargo rechazaron la propuesta que hicimos para que de las regalías se constituyera una bolsa que permitiera solventar los salarios y la salud de los miembros de la Fuerza Pública. Mientras esto sucede, observamos que el Estado colombiano a las grandes empresas minero – energéticas custodiadas por estos hombres, las exonera de pagar impuestos por 2 billones de pesos anuales, y les subsidia la gasolina en mil pesos por galón. Exigimos justicia laboral” Finalizó Virgüez.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *